Seguramente has notado que cuando el calor aumenta, especialmente en temporada de verano, más deseas refrescarte en el agua de una piscina, ¡y a todos nos pasa! Cuando no contamos con una piscina en casa o de algún familiar o amigo de confianza podemos acudir a los balnearios. Sin embargo, el peligro de contraer alguna enfermedad u hongo está presente por dos razones: la gran cantidad de personas que se bañan y, porque no podemos asegurar si desinfectan adecuadamente el agua.

Si decidiste construir tu propio manantial de diversión en casa, es necesario asegurarse de no correr con el mismo riesgo. Por eso te vamos a platicar acerca de cómo el cloro es parte fundamental del cuidado de tu piscina. 

Tu salud es primero

Las albercas son muy propensas a recibir toda clase de microorganismos, ya sea porque nosotros los introducimos a través de nuestro sudor, orina, mal aseo, aceites corporales, maquillajes, bloqueadores solares, etc. O porque el viento los trae consigo junto con la lluvia. Estos microorganismos representan un riesgo constante para la salud y bienestar de los usuarios, sobretodo porque no son perceptibles a la vista de las personas. Son tan pequeños que podríamos pensar que tenemos una piscina limpia sólo porque el agua se ve cristalina, pero eso no nos asegura que podamos nadar con tranquilidad si no tratamos el agua anticipadamente.

Cloro para desinfectar

El cloro es un agente químico que tiene la valiosa e importante tarea de eliminar cualquier agente patógeno presente en el agua. Esta importante labor la hace a través de la oxidación de partículas orgánicas complejas para convertirlas en partículas simples que se puedan evaporar en forma de gas inofensivo.

Este proceso ayuda a que los microorganismos dañinos se puedan evaporar y no generen ningún riesgo en la salud. Es por esta razón que el uso de cloro es primordial y por lo cual, es necesario que monitorear los niveles de cloro libre en nuestra piscina, y así asegurarnos de que siempre esté protegida la salud de nuestros familiares. Para esto, te recomendamos las tiras Insta-Test3.

El cloro solo no puede

Ahora bien, es necesario entender que el cloro puede desempeñar su trabajo solamente si cuenta con las condiciones adecuadas para hacerlo, y con esto nos referimos al nivel de pH que tenga el agua.

Los niveles ideales de pH en el agua deben estar entre 7.2 y 7.6 para que el cloro pueda trabajar al 100%. Si los niveles del pH se encuentran por debajo de 7.2 tendremos un agua muy ácida, el cloro se consumirá muy rápido y por consiguiente, no desinfectará el agua. Por otra parte, si los niveles de pH se encuentran por arriba de 7.6, el agua será alcalina y el cloro perderá efectividad en su trabajo.

Entendiendo esto, podrás cuidar la salud de tus seres queridos. Para conocer los valores del agua de tu piscina, te sugerimos analizarla con las tiras Insta-Test3 y posteriormente, realizar este sencillo test escribiendo los valores obtenidos y recibirás por correo electrónico nuestra recomendación y buenas prácticas.

Recuerda que en José Barroso estamos para apoyarte así que ¡no dudes en contactarnos! Puedes escribirnos aquí y nuestro equipo de técnicos certificados te brindará asesoría.